Agni




La palabra Agni se usa en muchos contextos, desde el fuego en el estómago, el de la cocina en un hogar, el fuego sacrificial en un altar, el fuego de la cremación, el fuego del renacimiento, el fuego en la sabia energética en las plantas, el fuego atmosférico en el rayo y el fuego celestial del Sol.
En las capas Brahmanas de los Vedas, impregna todo en el universo. En los Upanishads y literatura posvédica, Agni además se convirtió en una metáfora para el principio inmortal del hombre, y cualquier energía o conocimiento que consume y disipa un estado de oscuridad, transforma y procrea un estado iluminado de existencia.

La etimología de Agni es incierta y disputada. Las propuestas significativas incluyen:

  • De agnir, que significa "líder, guía, ir en frente", basado en la premisa védica de que el fuego lidera y es el capellán de los dioses. Es el sacerdote divino, que conecta y reúne a dioses y hombres, el primero entre los dioses cuya presencia puede sentirse y que atiende a la ceremonia, primero entre todos los sacerdotes en torno a donde se reúnen otros sacerdotes, siendo quien lidera y guía a todos los hombres.
  • De agri, la raíz que significa "primero", refiriéndose a "ese primero en el universo resultante" o "fuego" según el Shatapatha Brahmana sección 6.1.1; el Brahmana afirma que es llamado crípticamente Agni porque todos, inclusos los dioses, adoran los motes cortos.
  • Según el texto sánscrito del siglo V a.C. Nirukta-Nighantu en su sección 7.14, el sabio Śakapūṇi afirma que la palabra Agni deriva de tres verbos: de "yendo", de brillando o ardiendo" y de "liderando"; la letra "a" (अ)es de la raíz "i" que implica "ir", la letra "g" (ग्) es de la raíz "añj" significando "brillar" o "dah" significando "quemar", y la última letra es por sí misma la raíz "ni" (नी) que significa "liderar".
  • De la raíz aj, que en sánscrito significa "conducir" y se refleja en los idiomas indoeuropeos (Latín ago, Griego ἄγω) en el sentido de "ágil".
  • De la raíz indoeuropea Ag o "mover", con los cognados latinos ignis, esclavoniano ogni; ruso огонь (ogon), polaco "ogień", eslovenio "ogenj", serbio oganj y lituano ugnis - todas significando "fuego", con la raíz protoindoeuropea reconstruida siendo h₁égni.

Hay muchas teorías sobre los orígenes del dios Agni, algunos alcanzando las mitologías indoeuropeas, otras llegando a mitologías dentro de la tradición india.

El mito de origen encontrado en muchas culturas indoeuropeas es de un ave, o un ser aviar, que lleva o trae el fuego de los dioses a la humanidad. Alternativamente, este mensajero trae un elixir de inmortalidad del cielo a la tierra. En cualquier caso, el ave vuelve todos los días con ofrendas sacrificiales para los dioses, pero a veces el ave se esconde o desaparece sin dejar rastro. Agni está formado en temas míticos similares, con frases en algunos himnos como "el ave celestial que vuela".

Las capas más antiguas de los textos védicos del hinduísmo, como la sección 6.1 del Kathaka Samhita y la sección 1.8.1 del Maitrayani Samhita afirman que el universo empezó con nada, no existía el día ni la noche, sino solo Prajapati (También referido como Brahman). Los textos aseguran que Agni se originó de la frente de Prajapati. Con la creación de Agni llegó la luz, y con ella, se creó el día y la noche. Agni, afirman estos Samhitas, es el mismo que el Brahman, la verdad, el ojo del universo manifestado. Estas mitologías se desarrollan en historias más complejas sobre los orígenes de Agni en capas posteriores de los textos védicos, como la sección 2.1.2 del Taittiriya Brahmana y las secciones 2.2.3-4 del Shatapatha Brahmana.

Agni se conceptualiza originalmente como la fuente definitiva de la triada "creador-conservador-destructor", entonces una de las trinidades, como el que gobierna la Tierra. Su hermano gemelo Indra gobernaba la atmósfera como dios de la tormenta, lluvia y guerra, mientras Suria gobernaba los cielos. Su posición e importancia evoluciona con el tiempo, en los aspectos de existencia "creador-conservador-destructor" del pensamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario