Violencia


"Llamada Bia, por los griegos, la violencia era hija de la ninfa Estigia y del gigante Palante y junto a sus hermanos, la Victoria (Niké), el Ardor (Zelos) y la Fuerza o el Poder (Cratos), vivió desde su niñez en el Olimpo. Protegida por Zeus lucho contra los otros gigantes y ayudó a encadenar a Prometeo en el Cáucaso.
En la Ciudadela de Corinto hubo un templo dedicado a la Violencia y se la ha representado como una mujer con coraza que, con una maza, mata a un niño. Imagen fuerte que evoca el estado de inerme indefensión en el que se encuentra toda víctima de la Violencia y el poderío, la fuerza arrasadora e innecesaria de quien fuere su victimario.
Así la trama de la vida será tejida por los hilos de Eros y Tanatos. Amor y muerte entrelazados (…). Del latín Violentia, la violencia implica siempre una acción, por acto u omisión. Con o sin direccionalidad evidenciable, puede representar la acción de violentar, violar, forzar. / Es la aplicación de medios sobre personas o cosas para vencer su resistencia. / Es el uso de la fuerza para producir daños u obtener de un individuo o grupo lo que no quieren consentir libremente.
En estas definiciones están presentes la noción y la fuerza de la acción, el acotamiento del deseo del otro, y el forzamiento al punto del sometimiento (…)”

Mónica Fudin. "Tiempos Violentos: Intervenciones en la Ugencia" en "Psicoanálisis y hospital Nº 13" (Revista).
Imagen: Hephæstus, Kratos, & Bia - Henry Fuseli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario