El Laberinto de los Sueños

(…)No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino (…)
Borges. Laberinto

Incepcion (2010) es una película que me gustó bastante. Volví a verla hace poco y me gustó aún más, quizás porque la primera vez que la vi tenía exageradas expectativas. Da mucho para hablar de psicología, sobretodo psicoanálisis que nace de la interpretación de los sueños; Desplazamiento, condensación, leyes primarias, representación cosa, representación palabra. Mucho uno puede “leer” de esto, pero no es la idea de esta pequeña reseña detallar exhaustivamente leyes o principios, sino más bien describir las dos tramas que yo considero como principales. Un poco como excusa para hablar de los sueños y mitología. (Pecando de explicador de aquello que debe ser mirado).
El Sueño aparece en la película en sus dos acepciones: 1| como el acto de representación en la fantasía de alguien, mientras duerme, sucesos o imágenes. 2|Como el anhelo de aquello que deseamos en la realidad.

La misión principal es una conjugación de estos dos sentidos inseparables. El equipo de Cobb busca originar una idea para conformar una fantasía en la mente de Fischer. Fantasía, es un concepto técnico que Freud utiliza para denominar a la realidad psíquica. Necesitan insertar esta idea en lo profundo de la psiquis para que ésta, modifique la realidad fantasmática de Fischer. Y así conseguir que se altere la relación con su padre, para que él finalmente pueda hacer su propio camino empresarial como Saito lo demanda, para sus conveniencias comerciales. Para esto, se hace necesario conformar todo un equipo que entrame un complicado laberinto, en el cual se destaca Ariadne, como la arquitecta, que joven y entusiasta se enfrenta a los sueños con la inocencia de la juventud. Insertar una idea desde lo más cercano de la consciencia hasta lo más “profundo”: en un primer nivel “No seguiré los pasos de mi padre”, luego “Creare algo mío” y en el último nivel “Mi padre no quiere que sea como el” insertado de forma emocional, ya que las palabras no son eficaces en este último nivel más allá de la representación palabra. El montaje de las escenas de acción en que se da esta “originación”, sueño sobre sueño, es lo más original de la película y nunca lo había visto en otro film.

Hay algo que conflictúa la misión, así como los puntos ciegos en un psicoanalista pueden llevar al error en la terapia, el pasado de Cobb aparece, sin quererlo, para complicar la “originación”. Cobb está atrapado en su propio laberinto. Le cuesta distinguir el sueño de la realidad. Alguna vez vivió en un laberinto fantasmático junto a Mal, su esposa, donde todo parecía idílico y feliz, pero todo bello sueño tiene un final y lo que era soñado se tornó irreal. Para Cobb aquello había terminado. El sueño en su versión de pesadilla se hizo presente. Necesitaba despertar, la vida que llevaba con Mal no era lo que deseaba. Mal por otro lado estaba completamente sujetada a ese sueño y esa era su realidad. No tenía ninguna intención de poner fin a esa ensoñación amorosa idílica. Fue ahí cuando Cobb inserta la idea de que ese sueño compartido por ambos no es real, ese amor idílico no podía seguir adelante. Y Mal que no puede resistir el derrumbe de esta fantasía/realidad, se suicida.

Cobb está atrapado en su propio laberinto fantasmático: el recuerdo de su gran amor, la culpa por haber destruido aquello que ambos habían creado y el suicidio de su esposa como consecuencia de esta realidad, lo dejan absolutamente perdido. Se transforma en un Teseo atrapado en el laberinto junto al gran Minotauro (la proyección de Mal y todo aquello que representa) . Acá es donde interviene Ariadne, la arquitecta, aquella con el conocimiento de los laberintos, que no por nada su nombre es Ariadne (Ariadna), quien en la mitología griega es la que ayuda a Teseo dándole una espada mágica y un ovillo de hilo para que pudiese hallar el camino de salida del Laberinto tras matar al Minotauro.
Finalmente Cobb con la ayuda de Ariadne puede regresar a casa, con sus hijos. Queda la pregunta, en la escena final, sí es realidad o sueño, pero esa es su realidad psíquica. Realidad y Sueño (el propio) fundidos en una amalgama irreductible en la cual vivimos todos los hombres.

D.C.

*Para leer más sobre el concepto de fantasía y fantasma leer esta nota: ¿Qué es un fantasma?

No hay comentarios:

Publicar un comentario