Prometeo

¡Cubre tu cielo Zeus
con un velo de nubes
y ejercítate en robles y altas montañas
como un joven que cardos decapita!
Empero mi Tierra
dejala en paz
y mi cabaña que tu no edificaste
y mi hogar
por cuyo fuego
tu me envidias.

¡No conozco nada más mísero bajo el sol
que vosotros dioses!
Pobremente nutrís con sacrificios
y aliento de oraciones
vuestra majestad
y moriríais
si pordioseros y niños
no fueran locos sin esperanza.

Cuando era un niño
no supe por qué la mirada
al sol volví, perdida,
como si alguien mi lamento oyera arriba
y hubiera un corazón que, como el mío,
pena tuviera del que sufre.

¿Quién me ayudó
contra la furia de los titanes,
quién me salvó de la muerte
y de la esclavitud?
¿Acaso tu mismo no lo culminaste todo,
sagrado y ardiente corazón,
y te consumiste, juvenil y bueno,
engañado, esperando el rescate
del durmiente ahí arriba?

¿Venerarte yo a ti? ¿Por qué?
¿Has mitigado los dolores de los agraviados?
¿Has enjugado las lágrimas de los angustiados?
¿No me forjaron como hombre
el Tiempo todopoderoso y el eterno Destino,
mis señores y los tuyos?

¿Creíste tal vez
que odiar debía la vida
y huir al desierto
porque no todos los sueños
floridos en la aurora maduraron?

Aquí me afianzo
y formo hombres
según mi idea.
A ese linaje semejante a mí
para que sufra y llore,
goce y se alegre
y te desprecie
¡Como yo!

Goethe.
IMAGEN:"Prometeo lleva el fuego a la humanidad", de Heinrich Friedrich Füger (1817).

No hay comentarios:

Publicar un comentario