Crecer

"Había una vez unos edificios que eran muy altos y que podían caminar. Entonces había unos vampiros. Uno de los vampiros mordió al mayor de los edificios y se quebró sus colmillos. Luego el resto de los dientes se le cayeron y comenzó a llorar. Entonces todos los otros vampiros dijeron: ¿Por qué estas llorando? ¿Qué no eran tus dientes de leche? Y el dijo: No, esos eran mis dientes de adulto [...]"


No hay comentarios:

Publicar un comentario