Mitos de amor e incertidumbre

Dice Platón en "La República" que los seres humanos, originariamente, no estábamos separados en dos géneros, sino en tres. El género varón, el mujer y el andrógino (andros: hombre; gino: mujer). Este tercer género incluía a los dos géneros anteriores en un mismo individuo. El género varón incluía dos varones (de este género van a surgir los homosexuales masculinos); el género mujer incluía dos mujeres (condición de posibilidad de las lesbianas) y el género andrógino incluía un varón y una mujer (este es el origen de la pareja heterosexual). Cada uno de los tres géneros era doble, como si fueran dos personas pegadas por la espalda. Tenían una sola cabeza, pero dos rostros, cuatro brazos y cuatro piernas. Si querían caminar, lo hacían para un lado u otro, según se pusieran de acuerdo. si querían correr, hacían una vuelta de campana y rodaban. Pero lo mas importante es que vivian en un estado de gracia, de felicidad. Su unión indisoluble los embargaba de una dicha imposible de comprender desde nuestra condición de seres divididos. Tal vez lo mas parecido al goce de cada andrógino sea, en nosotros, el momento del orgasmo conjunto con el ser amado.

La sensación de plenitud de esos seres hizo que se olvidaran de adorar a Zeus. El dios se enojó porque dejaron de rendirle tributo. De modo tal que, para castigarlos, envió un rayo que los partió en dos mitades: la parte hombre por un lado, la parte mujer por el otro. ocurrió lo mismo con los seres "hombre-hombre" y con los "mujer-mujer". La angustia fue tan atroz que dejaron de alimentarse y comenzaron a morir. Zeus comprendió que la tristeza del amor perdido no estimulaba el culto a la divinidad. Entonces, llamó a Apolo (el dios de la razón) y le ordenó que diera vuelta los rostros y el sexo de los divididos para que en su búsqueda de la unidad perdida, pudieran encontrarse y copular. La relación sexual, de este modo, remeda -palidamente- la unión total.

Tan pronto como los andróginos tuvieron la oportunidad de copular, comenzaron la búsqueda esperanzada de su mitad perdida. El problema es que resulta muy difícil encontrarse con la verdadera mitad. Es por eso que tantas parejas dejan de amarse. Y es por eso, también, que tan pocas veces se realiza el milagro de que las dos mitades originarias se vuelvan a encontrar.

Fragmento de
"Amor e incertidumbres", escrito de Esther Díaz. Extraído de: Droeven, J. (comp). “Más allá de pactos y traiciones. Construyendo el diálogo terapéutico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario