Ogro



El ogro (Leewarden) es una criatura humanoide horrenda de la mitología de muchos países. Suelen aparecer en cuentos populares de hadas en los que suelen alimentarse de personas, especialmente niños y niñas. Cuando son pintados se les suele representar con una gran cabeza, mucho pelo, normalmente barba abundante, abultada panza y cuerpo fornido.


Ogro viene del frances, posiblemente derivado del latín Orcus, terrible dios del submundo (en italiano ogro es orco). El término fue originalmente usado por Charles Perrault (1628-1703) o Marie-Catherine Jumelle de Berneville, Comtesse d' Aulnoy (1650-1705), ambos autores franceses. Actualmente se cree que la palabra fue por primera vez usada por el italiano Giambattista Basile (1575-1632).


La primera aparición de la palabra "ogro" en la obra de Perrault es en Histoires ou Contes du temps Passé (1697). Más tarde aparecerá en otros de sus cuentos de hadas, muchos de los cuales están basados en los del napolitano Basile. El primer ejemplo de "ogro hembra" aparece como "ogresa" en su versión de La Bella Durmiente.

De acuerdo con la mitología y leyendas de las gentes del norte de Europa, un ogro es el miembro de una raza de humanoides grandes, fieros y crueles que comen carne humana (niños especialmente). En algunos cuentos son también tímidos y cobardes, con escasa inteligencia, lo que hacía fácil el derrotarlos. Los ogros a veces eran capaces de cambiar de forma a voluntad, en animales u objetos y a menudo habitaban en lujosos palacios o castillos, a veces bajo tierra.

La ogresa suele estar vinculada de alguna manera al agua. Al igual que los ogros, las ogresas poseen grandes cuerpos y poca inteligencia, con la salvedad de que suelen ser menos perniciosas hacia los humanos.

En los países escandinavos no emplean la palabra "ogro"; en esos lares tienen a los trolls para representar el rol de los ogros en sus cuentos de hada. 

En muchos cuentos de hadas japoneses inspirados en mitología y religión aparecen los oni, criaturas similares a los ogros. Momotaro, es un ejemplo incluyendo la aparición de onis de color amarillos, azules y rojos, con cuernos y armados con bastones de hierro.

La mitología pigmea, incluye a los Negoogunogumbar, unos ogros que devoran niños.

En la cultura musulmana antigua, el ogro es también un vampiro como se relata en un cuento sobre un derviche llamado El ogro y el sufí.

Criaturas similares a los ogros pueden verse en las tradiciones tribales de los indios norteamericanos en la forma de gigantes devoradores de hombres. Estos están relacionados con las leyendas de Pie Grande, un ejemplo puede ser el Wendigo.

FUENTE: WIKIPEDIA


No hay comentarios:

Publicar un comentario