León de Nemea



En la mitología griega el león de Nemea (en griego λεον Νεμειος leon Nemeios; en latín Leonem Nemeum) era un despiadado monstruo que vivía en Nemea. Fue finalmente muerto por Heracles. Suele considerársele hijo de Tifón y Equidna o de Ortos y Quimera, aunque también se ha dicho que habría caído desde la luna, como hijo de Zeus y Selene. Una tercera versión es que fue hijo de Quimera.
El león tenía una piel tan gruesa que resultaba impenetrable a las armas. Cuando Heracles se enfrentó a él por primera vez, usando su arco y sus flechas, un garrote hecho de un olivo (que él mismo había arrancado de la tierra) y una espada de bronce, todas las armas resultaron inútiles.


FUENTE: WIKIPEDIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario