Lamia



Según los clásicos latinos y griegos, las lamias habitaban en África. De la cintura para arriba su forma era la de una hermosa mujer; más abajo la de una serpiente. Algunos las definieron como hechiceras; otros como monstruos malignos. La facultad de hablar les faltaba, pero su silbido era melodioso. En los desiertos atraían a los viajeros, para devorarlos después.

El origen de las lamias proviene de la mitología griega, Lamia era una reina de Libia a la que Zeus amó, hija de Poseidón o Belo y Libia. Hera, celosa, la transformó en un monstruo y mató a sus hijos. La etimología del nombre no se ha establecido con certeza. Probablemente se relaciona con el adjetivo lamyrós, "glotón", y el sustantivo laimós, "gaznate, gañote". Algunos creen que pertenece a la misma familia el latín lemur, que designa a unos espectros (los lémures) tipológicamente similares a las lamias.


FUENTE: BORGES. GUERRERO:"EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS" - WIKIPEDIA.

2 comentarios:

  1. La celosa esposa de Zeus(Hera)fué quién transformó a Lamia en un monstruo y mató a todos sus hijos, o fué la pena la que la transformó en monstruo mitad mujer y mitad serpiente marina...desde entonces Lamia sintió envidia de las otras madres, devorando a sus hijos...

    ResponderEliminar
  2. Diferentes a la mitólogia clásica, Las Lamias de la mitología vasca son bellas mujeres de aspecto humano con el poder de conceder deseos si quieren. Eran famosas por vivir en cuevas y secuestrar a quien pasara cerca de ellas. Se alimentaban de negación (al igual que Mari, Diosa madre de Euskal Herria). Aunque si es cierto que son dadoras de muchos regalos (sobretodo oro y riquezas cuando estan parturientas o necesitadas de ayuda).

    Visten largos vestidos blancos en la ocultan sus pies palmípedos (normalmente de ave), aunque en ciertos pueblos se las ha conocido con otros atributos animales (normalmente pies de diferentes animales). Se dice que temían al sol y que siempre llevaban consigo un peine de oro.
    Construían grandes edificios (incluso iglesias), pero que nunca terminaban de poner la ultima piedra.

    Cabe decir que en muchos de los lugares donde se rendía homenaje a lamiñas (lamias) y a Mari hay ahora iglesias con culto a vírgenes de origen vasco.

    No era extraño encontrar a lamias enamoradas y casadas con varones humanos. Aunque este tipo de relaciones en la mayoría de los casos solía terminar mal.

    *Sacado de la enciclopedia de "nosotros los vascos. Mitos y leyendas"*

    ResponderEliminar